martes, abril 19, 2005

Entrar quedando o Salir debiendo

Cuántas veces no nos pasa que sin proponernos algo, de repente estamos metidos en ello hasta el tope y lo peor de todo, tenemos que andar justificando todo cuanto hacemos por minúsculo que parezca.

Un proyecto nuevo en la empresa - no estabas incluído en el grupo de trabajo incial, pero finalmente terminas haciendo el trabajo de gran parte de ellos y vaya que te equivoques. ¡Que casualidad! -

Una salida a comer con los amigos - nada serio, sin compromisos porque los amigos siempre te perdonan todo, pero al momento de no poder asistir no podés reclamar el dinerito que no te comiste, que no te bebiste y por el que todos no hicieron más que hablar de vos toda la noche -

Un encuentro ocasional con alguien - amigos de la U, del cole o de la infancia. ¿Y quién es? ¿Y por qué se miraban así? ¿Tuvieron algo? ¡Decime la verdad! -
Publicar un comentario