viernes, julio 17, 2015

¿Uber en crisis?




Las últimas semanas han sido toda una odisea para Uber a nivel mundial.

Para empezar, el pasado primero de julio en Sao Paulo, Brasil, la Cámara de esa ciudad prohibió el servicio y alertó que haría uso de la Policía Militarizada para quienes lo ofrezcan, aplicándole a los conductores no solo una multa, sino la confiscación de su vehículo.

Dos días más tarde, el 3 de julio, Francia suspendió su operación y la de otros servicios de autos compartidos, después de una agresiva oleada de protestas a finales del mes de junio. Recordando además que la compañía fue calificada como una red de proxenetismo después de la escandalosa campaña #Uberavions que promovía a “Increibles chicas sexis” como las conductoras de sus clientes.

Más recientemente, el pasado 15 de julio, la Juez Administrativa Karen Clopton de la Comisión de Servicios Públicos de California, Estados Unidos, suspendió la operación de Uber y conminó a la compañía a pagar una multa de 7.3 millones de dólares, argumentando que no cumplía con las leyes del estado, diseñadas éstas para garantizar que los conductores presten el servicio a los usuarios, independientemente del lugar al que se dirijan o donde vivan. Dicha decisión fue tomada por la juez, después de la negativa de Uber de proporcionar información sobre la cantidad de viajes realizados por sus conductores, violando así una ley del año 2013 que legalizó a todas las empresas de servicio particular de transporte de pasajeros.

Publicar un comentario